Cuidados de las carillas dentales

Cuidados de las carillas dentales https://clinicatudent.es/wp-content/uploads/2021/03/0001.jpg 773 531 admin admin https://secure.gravatar.com/avatar/08cfccc30ab86643b5dba0cf31729e44?s=96&d=mm&r=g

El cuidado de las carillas dentales es fundamental para alargar la vida de estas. Este tratamiento es uno de los más demandados en nuestra Clínica Dental en Oviedo. El tratamiento de carillas dentales es procedimiento no invasivo para mejorar el aspecto estético de nuestras piezas dentales

¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales son unas finas láminas que se colocan en la superficie externa de los dientes. Gracias a las carillas dentales, podemos corregir problemas estéticos de los dientes tales como:

  • Diastemas
  • Tono amarillento de los dientes
  • Piezas dentales con fracturas
  • Manchas en los dientes
  • Diferencia de tamaño entre las piezas dentales.

¿Cuánto duran las carillas dentales?

Las carillas dentales están fabricadas de composite o porcelana. Cada tipo de carilla tiene sus propias características, y su duración dependerá del material con el que se hayan fabricado.

Aunque las carillas son muy resistentes, debemos tener en cuenta que se trata de láminas muy finas que se adhieren a nuestros dientes. Debido a esta configuración, tienen cierto grado de fragilidad. Dependiendo del material y de su disposición sobre el diente, debemos llevar a cabo unos cuidados específicos para garantizar su máxima durabilidad.

 Recomendaciones y cuidados de las carillas dentales

Para garantizar la máxima durabilidad de tus carillas dentales y que puedas lucir una sonrisa perfecta, te recomendamos que sigas estas medidas preventivas junto a las indicaciones que te facilite tu dentista:

1.      Evita comer alimentos duros o pegajosos

El consumo de alimentos duros o pegajosos pueden despegar o incluso romper nuestras carillas dentales. Evita la ingesta de chicles, turrones, frutos secos, hielo o bocadillos. Siempre que puedas, trocea el alimento que sea duro antes de ingerirlo para evitar posibles daños.

2.      No muerdas objetos

Morder objetos como bolígrafos o uñas, así como utilizar los dientes como herramientas, son acciones que pueden dañar nuestras carillas. Debes evitar este tipo de hábitos para asegurar la integridad de tus carillas dentales.

3.      Evitar alimentos que tiñen los dientes

Al igual que pasa con los dientes naturales, existe cierto tipo de alimentos que pueden provocar manchas en nuestras carillas dentales. Este hecho ocurre especialmente con las carillas de composite, que son más sensibles al cambio de color. Sin embargo, las carillas de porcelana son más resistentes al cambio de color, y no sufren decoloración con el tiempo. Por tanto, deberemos tener especial cuidado con la ingesta de vino, café, chocolate negro, refrescos, salsa de soja y curry.

4.      El tabaco es malo para tu salud y tus carillas

Al igual que con los alimentos que tiñen tus dientes, el tabaco produce el mismo efecto en tus carillas de composite. Además de ser perjudicial para tu salud, es nocivo para la blancura de tus carillas, así que evita su consumo en cualquier situación.

5.      Realiza una buena higiene oral

Al igual que ocurre con tu dentadura natural, es importante seguir unos buenos hábitos de higiene oral. Después de cada cepillado, es recomendable pasar la seda dental y utilizar un enjuague bucal. De esta manera cuidamos la estética dental de nuestra boca y de las carillas dentales.

Es importante realizar una visita al dentista cada 6 o 12 meses para realiza una limpieza dental profesional. De esta manera, además de preservar la higiene de nuestra dentadura, nuestro dentista revisará el estado de las carillas y la salud de nuestra dentadura.

6.      Prevenir los daños del bruxismo.

Las personas que sufren de rechinamiento dental, además de poner en riesgo nuestra dentadura, dañarán sus carillas dentales.

Recomendamos la utilización de férulas de descarga nocturnas cuando los pacientes sufren bruxismo. De esta manera protegeremos los dientes y carillas en los episodios de tensión mandibular durante la noche.